sangrado de nariz porque ocurre

¿Porque sangra la nariz?

¿Porque sangra la nariz en adultos y en niños?
El sangrado por la nariz es bastante habitual, y en la gran mayoría de los casos no es tan grave como puede llegar a parecer. Puede producirse, incluso, sin relacionarse con una enfermedad, o sin tener que habernos dado ningún golpe.
Es mucho más habitual en los niños, aunque también se puede producir en los adultos, y es debido a diferentes causas como las que vamos a estudiar a continuación.

Las causas más habituales del sangrado por la nariz

Sequedad

Si tenemos la nariz muy seca, esto podría llegar a provocar una hemorragia en el interior de las fosas nasales. Esto ocurre normalmente cuando existen cambios drásticos de temperatura: tanto en verano, como en invierno.

Una de las maneras para poder protegernos ante esta sequedad es intentar que estos cambios no nos afecten tanto (por ejemplo, no elevando demasiado la calefacción en invierno, no disminuyendo mucho el aire acondicionado en verano, abrigándonos cuando salgamos a la calle).

Sin embargo, a veces la temperatura desciende de manera brusca de un día para otro, por lo que aquí no podemos hacer mucho.

Traumas causados por malos hábitos

Esta causa del sangrado en la nariz es mucho más habitual en los niños, y se produce por hurgarse la nariz en exceso.
Y es que, si analizamos la nariz en su interior, descubrimos lo que se conoce como el “plexo de kiesselbach”, una zona muy frágil de la misma en donde existen unos pequeños capilares y venas que, en el momento en el que se les aplica una determinada fuerza, es capaz de reventarse.

Por lo general, no es un problema demasiado grave, siempre y cuando no se repita en el tiempo.

Calor

Ya hemos comentado que la temperatura afecta a la fragilidad de las fosas nasales, ahora vamos a ver exactamente de qué manera lo hace: y es que, cuando las temperaturas aumentan, los vasos sanguíneos de la nariz se empiezan a dilatar.
Al hacerlo, se vuelve mucho más frágiles y existe la posibilidad de que alguno de ellos se pueda llegar a romper.

Además, este calor no solamente se puede producir por los cambios de la temperatura, sino que también puede ser debido a la realización de algún tipo de actividad física.
Es un problema bastante habitual que suelen tener los deportistas cuando están haciendo su entrenamiento en el momento en el que las condiciones atmosféricas son algo extremas.

Afecciones de carácter respiratorio

En general, prácticamente cualquier tipo de trastorno que pueda afectar a nuestra nariz podría provocar el sangrado.
Por ejemplo, el resfriado, la alergia, o una gripe podrían ser el motivo del mismo. Y es que todos estos trastornos incrementaran la posibilidad de que se produzca un estornudo. Con el movimiento tan violento que hace la nariz en este proceso, es más fácil que se pueda romper un capilar.

Además, también tenemos que recordar que es en esos casos cuando más nos sonamos la nariz (por ejemplo, cuando nos estamos sonando los mocos).
Es por ello por lo que, como es en los meses de invierno cuando más nos resfriamos, será en este mismo periodo cuando es más fácil que sangremos por la nariz.

Presencia de mocos

Los mocos también tienen su papel a la hora de producir hemorragias nasales. Y es que algunos de ellos no son limpiados y se secan en las propias paredes de la nariz.
Forman una especie de costra que, en el momento en el que son retirados, se llevan parte del vaso sanguíneo, haciendo que éste se pueda llegar a romper.

Tabique nasal desviado

Tener el tabique nasal desviado también puede ser un factor de riesgo a la hora de provocar el sangrado por la nariz.

En principio, esto no debería de presentar ningún problema, siempre y cuando el sangrado no sea habitual. Sin embargo, si se repite en el tiempo, requerirá de la evaluación de un profesional y, dependiendo de la gravedad, es posible que haga falta intervención quirúrgica.

Medicamentos y aerosoles

Cuando estamos resfriados, experimentamos una sensación bastante angustiosa cuando nos damos cuenta de lo mucho que nos cuesta ahora respirar.
Es por ello por lo que no tardamos en probar cualquier remedio para a ver si conseguimos el alivio que necesitamos, a veces abusando demasiado de ellos.
Por ejemplo, el hecho de sonar los mocos de una forma demasiado fuerte podría romper los capilares, haciendo que estos sangren.

Además, si abusamos de aerosoles nasales, o usamos medicamentos anticoagulantes de manera habitual, también podrían producir el mismo problema.
Sabemos que cuando estamos resfriados es complicado mantener la calma, pero conviene hacerlo porque, de lo contrario, lo único que vamos a hacer es agravar el problema.

Cirugía facial

Aunque este caso es algo especial, también debe de ser contemplado: en el caso de que el paciente se haya sometido a una operación de nariz (como una rinoplastia), existen diferentes casos en los que se puede producir el sangrado (y no siempre tiene que ser grave).

¿Cómo se tiene que tratar una hemorragia nasal?

Ahora que ya sabemos cuáles son las principales causas de la hemorragia, vamos a analizar de qué manera la podemos tratar:

1) La gran mayoría de estas hemorragias se pueden controlar únicamente presionando con nuestros dedos en la zona blanda de la nariz, cerrando las fosas nasales.
2) Asegúrate de respirar por la boca y mantener una posición erguida para no tragar sangre.
3) Siguiendo este procedimiento, en unos 10 minutos debería de desaparecer la hemorragia.
4) Sin embargo, si han pasado más de 20 minutos y el problema persiste, deberíamos de acudir al médico para descartar que se trate de un traumatismo de carácter craneal, o de cualquier otro tipo de anomalía que tenga que ser consultada.
5) Es importante que sepas que no debes de tumbarte ni tapar el interior de la nariz utilizando una gasa.

Ahora ya conoces los principales motivos que propician el sangrado de la nariz, y cómo tratar la hemorragia nasal.

Tipos de rinitis

Los Tipos de rinitis

La rinitis es un tipo de afección que tiene su origen en la mucosa nasal y que produce síntomas como picores, congestión, lagrimeo, anosmia (pérdida del sentido del olfato), estornudos. Generalmente se divide en todos tipos genéricos: decimos que una rinitis es aguda cuando su duración no es demasiado extensa, o es rinitis crónica cuando se entiende que es de larga duración.
Además, también se suelen clasificar en rinitis no alérgicas y rinitis alérgicas.
¿Sabías que el 2 de cada 10 personas padecen algún tipo de alergia provocada por la rinitis y no lo saben? Y es que estamos hablando del tipo de alergia más habitual.
A continuación, vamos a analizar de una forma más detenida los diferentes tipos de rinitis.

Tipos de rinitis más comunes

Rinitis alérgica

Tiene su origen en una reacción de carácter inmunológica en el organismo frente a determinadas sustancias o elementos que el mismo reconoce como si fueran peligrosas, pero no lo son.
La rinitis alérgica se puede presentar de una forma más habitual en primavera, cuando especies de plantas como el olivo, las gramíneas o las cupresáceas empiezan a germinar. Estas plantas son las principales causantes de que se desarrolle la alergia en el paciente.
tipos de rinitis que afectan a la nariz
Sin embargo, esta alérgica se puede llegar a agravar y, en vez de durar tan solo un periodo determinado, podría llegar a hacerlo durante prácticamente toda la vida.
En este caso estamos hablando de una “rinitis crónica”; aquí el principal causante de este tipo de rinitis no son las plantas, si no que pueden ser los ácaros, así como cualquier otra sustancia que se encuentra de forma habitual en el ambiente. También puede ser que la persona afectada tenga alergia a los pelos de sus mascotas: el pelo de los perros, de los gatos o de los conejos suelen ser el motivo de alergia más habitual.

Rinitis no alérgicas

Dentro de las rinitis no alergicas, nos encontramos con tres tipos diferentes que podemos clasificar como:

Rinitis hormonal

El origen de este tipo de rinitis es que se han producido variaciones en los niveles de plasma de algunas hormonas determinadas (algo que, por ejemplo, suele ser bastante habitual cuando una mujer está embarazada); cómo resultado se produce una variación de los niveles de estrógenos haciendo que estos aumenten, lo que, a su vez, aumentará la viscosidad de las mucosas nasales, así como la intensidad de la secreción.

En el momento en el que termina el parto, este tipo de rinitis debería de desaparecer.
La rinitis hormonal comparte algunos de sus síntomas con el hipotiroidismo o la diabetes.

Rinitis atrófica

La rinitis atrófica es bastante desconocida para el hombre, ya que ni tan siquiera se conoce el origen de la misma. Se sabe que es de carácter crónica y que se presenta en formas de alteraciones de la mucosa nasal; esta puede estar más dura de lo normal, o con algunos síntomas anormales.

Esto puede hacer que se creen costras en el interior de las fosas nasales. Uno de los principales problemas derivado de esto es que las costras generarán un mal olor, por lo que el paciente que las tiene perderá parte del sentido del olfato.

Rinitis vasomotora

Y terminamos con este tipo de rinitis que es crónico; su principal diferencia es que se manifiesta por la dilatación de los vasos sanguíneos de la membrana de la mucosa de la nariz; esto provocará goteo, irritación y estornudos.

Se piensa que su origen está relacionado con el tabaco, cambios extremos de temperatura, así como condiciones extremas de humedad.
Y estos son los tipos de rinitis que existen y que pueden afectarnos en prácticamente cualquier momento.

Puntos negros en la nariz

Puntos negros en la nariz

¿Alguna vez has ido al espejo y al mirarte has comprobado con gran sorpresa que tienes puntitos negros en la nariz?
Estos pequeños puntitos aparecen por la obstrucción de los poros dela nariz los cuales se obstruyen por la transpiración excesiva de las glándulas sebáceas, el sebo y la queratina se oxidan lo cual da lugar a un pequeño punto negro.
los puntos negros de la nariz
Cualquier persona puede padecer de estos pequeños puntos negros ya que suceden por exceso de sudoración y no tiene relación directa con el acné ya que solo es exceso de grasa, esta señal antiestética se da generalmente en la nariz.
Si por ejemplo padecemos exceso de sudoración seremos más propensos a padecer estos pequeños y molestos puntitos negros en la nariz, no debemos alarmarnos si les vemos aparecer pues con unos simples trucos y consejos o una limpieza de rostro podremos eliminarles con relativa facilidad; si estás pensando en estrujar uno a uno con las uñas, mejor olvídate pueden aparecer cientos de estos pequeños puntitos de la noche a la mañana.

¿Cómo puedo elaborar un remedio casero eficaz contra estos puntitos negros?

Cabe destacar que no hay un remedio casero que elimine los puntos negros al cien por cien, ya que cada tipo de piel es un mundo y los remedios que funcionen a la perfección en algunas personas es probable que en otras no surta ningún tipo de efecto, por este motivo no debemos desanimarnos en la búsqueda de nuestro remedio casero perfecto, si somos constantes encontraremos uno que funcione y que n os haga ahorrar mucho dinero en productos químicos a los cuales solo es bueno recurrir si nada de lo que os relataremos a continuación consigue funcionar en nuestra piel.
Veamos a continuación algunos de estos remedios caseros:

Vapores

Calentaremos agua en un recipiente hasta que llegue a ebullición, la retiraremos y nos situaremos sobre el recipiente sin llegar a quemarnos pero que nos lleguen los vapores y nos cubriremos la cabeza con una toalla, de manera que podamos sentir que nuestra piel comienza a “sudar” transcurridos aproximadamente cinco minutos y aprieta la zona donde están los puntitos negros, puedes ponerte unas toallitas o algodones en los dedos para no dejarte las marcas de las uñas en la piel y no dañarla, el efecto de los vapores se debe a que gracias al calor nuestra piel se expande y los poros se abren de manera que eliminarles resulta muchísimo más fácil que con la piel seca y tersa.

Mascarilla de yogur, perejil y pepino

Tritura dos cucharadas de yogur natural, medio pepino sin piel y unas hojas de perejil hasta que consigas una pasta homogénea, aplícala sobre la piel y déjala secar aproximadamente 15 minutos, retírala con agua tibia y comprueba los resultados.

Exfoliante de miel y canela

Mezcla una cucharada de canela en polvo con 4 cucharadas de miel, mézclalo bien hasta formar una pasta homogénea y aplícala únicamente en las zonas donde desees eliminar los puntos negros, déjala secar y permanece con ella toda la noche, repite el proceso durante dos semanas.

Mascarilla de manzana

Trocea media manzana roja con la piel y pásala por la licuadora con una cucharada de zumo de limón, aplícate esta mascarilla dejando que seque en la cara por completo alrededor de 15 minutos, a continuación, aclara la cara con agua tibia.

Exfoliante de sal con leche

Para este exfoliante necesitaremos un chorrito de leche y bastante sal pues debemos conseguir una pasta consistente.
Mezclaremos bien hasta conseguir una pasta y nos la aplicaremos en aquellas zonas de la cara donde tengamos puntos negros que deseemos eliminar, debemos tener en cuenta que al aplicarla no tengamos ninguna herida, pues la sal puede provocarnos un fuerte e intenso dolor.
Aplicaremos este remedio durante una semana y veremos de manera progresiva como desaparecen los puntos negros de nuestra cara.

Mascarilla de arcilla verde

Mezclaremos en un cuenco arcilla verde en polvo y agua mineral (siempre mineral el agua del grifo tiene más impurezas de las que vamos a limpiar) y le añadiremos unas gotitas de rosa mosqueta (u otro aceite esencial que nos resulte agradable), esta ayudara a que nuestra piel esté libre de marcas y manchas.
Mesclaremos hasta obtener una mezcla homogénea y espesa y nos la aplicaremos por todo el rostro, dejaremos que seque durante 15 minutos y la retiraremos con agua tibia.
Los resultados de esta mascarilla son impresionantes y si nos la aplicamos con regularidad tendremos una piel mucho más limpia, tersa y brillante.
Estos remedios caseros son perfectos para poder llevar una rutina de limpieza, pero debemos considerar en remedios como la limpieza con vapor que los poros se han abierto y hay que volverlos a cerrar, por lo que la utilización de un tónico refrescante es lo más aconsejado en casos como este.

¿Son peligrosos estos métodos para mi salud o mi piel?

Debemos tener en cuenta que todos los ingredientes son ingredientes que podemos adquirir en cualquier supermercado o que tenemos habitualmente por nuestra casa, por lo que ya deberíamos saber si somos o no alérgicas a ellos, por lo que en principio no deberían causarnos ningún tipo de reacción alérgica, si tenemos dudas probaremos con otro método que no nos pueda ocasionar ningún dolor.
Si tenemos dudas siempre podemos preparar una mascarilla de arcilla, son muy efectivas con las impurezas del rostro y no suelen dar problemas alérgicos.

Cuando todo falla recurriremos a los métodos comerciales

No te olvides de hidratar tu piel adecuadamente, evitarás que los puntos negros salgan de manera tan frecuente en tu piel y si ninguno de estos remedios funciona siempre puedes recurrir a las tiras exfoliantes.
Son unas pequeñas tiras que se adhieren a la zona que deseamos limpiar, se mojan y se endurecen bastante, las dejaremos actuar por el tiempo que recomiende el fabricante para posteriormente extraerla con un rápido tirón llevándonos por delante todas las impurezas que le sean posibles a esa pequeña tira de papel.
Con todos estos métodos, acabarás de una vez por todas con los puntos negros en la nariz.

Rinitis

Rinitis: qué es, tipos y tratamiento


¿Alguna vez te has preguntado qué es eso de la rinitis que afecta a tantos amigos y familiares? Pues no te preocupes porque hoy te explicamos al detalle todo lo que necesitas saber sobre la rinitis: qué es, causas, síntomas, tipos y tratamiento. Allá vamos.

Qué es la rinitis

Se trata de una afección de la mucosa nasal que provoca en la persona afectada unos síntomas determinados que explicaremos en el siguiente epígrafe.
Además, la rinitis puede presentarse en sus distintas versiones y sea como sea, si aparece de forma reiterada, es necesario que el paciente acuda al especialista para determinar cuál es la causa de la rinitis y cuál es el mejor tratamiento para eliminarla.

Entre todos los tipos de rinitis la más habitual es la rinitis alérgica. Es muy común confundirla con asma y puede desembocar en una hiperreactividad bronquial si no se trata debidamente. A continuación lo explicamos todo con detalle.

Rinitis síntomas

Sea cual sea el tipo de rinitis que te está afectando debes saber que existen una serie de síntomas rinitis generales. Por ejemplo, el picor de nariz, los estornudos, el goteo nasal o la falta de olfato son algunos de los más destacados. Aparecen varios días seguidos y permanecen activos durante al menos una hora.

La rinitis alérgica o rinitis estacional, que es la más común, es causada por la llegada del polen o por los aeroalérgenos de interior y de exterior (ácaros de polvo doméstico, orina de animales o saliva). Además, plantas como las gramíneas, el olivo, el abedul o el ciprés son especialmente “malas” para personas con rinitis alérgica.
Los síntomas de esta rinitis estacional son muy graduales pero en algunos casos aparecen todos de forma brusca: ojos llorosos, goteo nasal, picor de ojos y nariz y estornudos. Además, puede aparecer tos, dolor de cabeza y conjuntivitis.

Tipos de rinitis

Rinitis alérgica

Es la que hemos comentado en el punto anterior y puede estar causada por diferentes alérgenos como animales, plantas o polvo.

Rinitis vasomotora

También conocida como rinitis no alérgica o rinitis idiopática. Es causada por el alcohol, la atmósfera, ciertas medicinas y alimentos o la propia contaminación del aire y también es muy común.
Los síntomas de la rinitis no alérgica son exactamente los mismos que en el caso del tipo alérgico: congestión nasal o taponamiento de nariz, sibilancias y goteo.

Rinitis hormonal

Es causada por una modificación de los niveles plasmáticos de determinadas hormonas. Por ejemplo, es muy común la aparición de rinitis gestacional en mujeres que están en plena etapa de embarazo.

Rinitis crónica

También conocida como rinitis atrófica. Es la más complicada porque es una rinitis que se mantiene durante más de 6 meses y ni los medicamentos la hacen desaparecer. En estos casos es el médico especialista (otorrinolaringólogo) el que debe plantear un tratamiento para su eliminación.

Como verás, la rinitis es un trastorno que puede presentarse por diferentes causas y manifestarse de diferentes formas. Lo importante es acudir al médico y determinar la causa de la rinitis para seleccionar un tratamiento eficaz que la elimine o que, al menos, reduzca sus síntomas.

Ya sabes un poco mas sobre lo que produce la rinitis, si quieres mas información entra aquí para saber más sobre los tipos de rinitis.