Piercing nariz

Piercing nariz, ¿supone un problema estético a largo plazo?


Si estás pensando en hacer un piercing en la nariz o un piercing nasal mejor lee antes todos los problemas que pueden aparecer durante y después de la perforación.

Y es que, a pesar de que el piercing en la nariz es una perforación muy sencilla que cada día se realizan miles de hombres y mujeres en España, no deja de tener ciertos riesgos que pueden influir negativamente en el aspecto general de tu rostro y como siempre se dice mejor prevenir que curar.

Señalamos todos los problemas que puede suponer un piercing nariz a continuación:

los piercing en la nariz

Piercing nariz problemas

En primer lugar, es importante destacar que la propia perforación de nariz ya supone una inflamación de la zona que debes tratar de forma correcta para que no vaya a peor. Suponiendo que llevas a cabo todos los cuidados necesarios son muchos los problemas que pueden aparecer derivados de tu piercing nasal. Los comentamos.

Aparición de queloides

Se trata de una reacción totalmente natural que tiene lugar en el cuerpo de forma muy común y que consiste en la aparición de una especie de bultos. Estos bultos tienen la función de proteger al organismo de perforaciones o heridas. De ahí que sea totalmente normal que aparezcan cuando tiene lugar la realización de un piercing en la nariz.

No queloides

Esto también es de lo más normal. A diferencia de los anteriores, estos duelen, se inflaman y pueden llegar a producir fluidos que salen al exterior y que supone una molestia muy grande para la persona afectada.

Es, básicamente, una infección provocada por la lenta sanación de la perforación de nariz y por la falta de cuidados que la persona ha llevado a cabo. Por ejemplo, falta de higiene en la zona o exposición a bacterias.

El tratamiento para eliminar estos no queloides pasa necesariamente por la utilización de cremas y medicamentos recetados por el médico para eliminar la infección de la nariz causada por el piercing.

Ampollas y otras infecciones

La cosa no queda en la aparición de queloides y no queloides. La perforación que tiene lugar cuando te realizas un piercing nasal puede provocar la aparición de ampollas, abscesos y otras infecciones de la zona muy dolorosas, con pus o sin ella.

Se trata de microorganismos que se encargarán de invadir la zona, la herida y el sistema inmunológico. ¿El resultado? Inflamación de nariz y rostro, picor, irritación y enrojecimiento alrededor de la perforación.

Además, también puede aparecer alergia al metal del propio piercing insertado en la nariz.

Como verás, el piercing nariz es muy bonito y llamativo pero lo cierto es que puede entrañar un montón de problemas para la persona que decida perforarse la nariz. Por eso es de vital importancia elegir un centro de piercings profesional y realizar los cuidados higiénicos necesarios para que no se infecte la herida de la perforación.

Por cierto, si algún día decides eliminar la cicatriz del piercing nariz puedes visitar algún centro estético y solicitar presupuesto. No hay ningún método no quirúrgico que funcione para eliminar dicha cicatriz.