sangrado de nariz porque ocurre

¿Porque sangra la nariz?

¿Porque sangra la nariz en adultos y en niños?
El sangrado por la nariz es bastante habitual, y en la gran mayoría de los casos no es tan grave como puede llegar a parecer. Puede producirse, incluso, sin relacionarse con una enfermedad, o sin tener que habernos dado ningún golpe.

Es mucho más habitual en los niños, aunque también se puede producir en los adultos, y es debido a diferentes causas como las que vamos a estudiar a continuación.

Las causas más habituales del sangrado por la nariz

Sequedad

Si tenemos la nariz muy seca, esto podría llegar a provocar una hemorragia en el interior de las fosas nasales. Esto ocurre normalmente cuando existen cambios drásticos de temperatura: tanto en verano, como en invierno.

Una de las maneras para poder protegernos ante esta sequedad es intentar que estos cambios no nos afecten tanto (por ejemplo, no elevando demasiado la calefacción en invierno, no disminuyendo mucho el aire acondicionado en verano, abrigándonos cuando salgamos a la calle).

Sin embargo, a veces la temperatura desciende de manera brusca de un día para otro, por lo que aquí no podemos hacer mucho.

Traumas causados por malos hábitos

Esta causa del sangrado en la nariz es mucho más habitual en los niños, y se produce por hurgarse la nariz en exceso.
Y es que, si analizamos la nariz en su interior, descubrimos lo que se conoce como el “plexo de kiesselbach”, una zona muy frágil de la misma en donde existen unos pequeños capilares y venas que, en el momento en el que se les aplica una determinada fuerza, es capaz de reventarse.

Por lo general, no es un problema demasiado grave, siempre y cuando no se repita en el tiempo.

Calor

Ya hemos comentado que la temperatura afecta a la fragilidad de las fosas nasales, ahora vamos a ver exactamente de qué manera lo hace: y es que, cuando las temperaturas aumentan, los vasos sanguíneos de la nariz se empiezan a dilatar.
Al hacerlo, se vuelve mucho más frágiles y existe la posibilidad de que alguno de ellos se pueda llegar a romper.

Además, este calor no solamente se puede producir por los cambios de la temperatura, sino que también puede ser debido a la realización de algún tipo de actividad física.
Es un problema bastante habitual que suelen tener los deportistas cuando están haciendo su entrenamiento en el momento en el que las condiciones atmosféricas son algo extremas.

Afecciones de carácter respiratorio

En general, prácticamente cualquier tipo de trastorno que pueda afectar a nuestra nariz podría provocar el sangrado.
Por ejemplo, el resfriado, la alergia, o una gripe podrían ser el motivo del mismo. Y es que todos estos trastornos incrementaran la posibilidad de que se produzca un estornudo. Con el movimiento tan violento que hace la nariz en este proceso, es más fácil que se pueda romper un capilar.

Además, también tenemos que recordar que es en esos casos cuando más nos sonamos la nariz (por ejemplo, cuando nos estamos sonando los mocos).
Es por ello por lo que, como es en los meses de invierno cuando más nos resfriamos, será en este mismo periodo cuando es más fácil que sangremos por la nariz.

Presencia de mocos

Los mocos también tienen su papel a la hora de producir hemorragias nasales. Y es que algunos de ellos no son limpiados y se secan en las propias paredes de la nariz.
Forman una especie de costra que, en el momento en el que son retirados, se llevan parte del vaso sanguíneo, haciendo que éste se pueda llegar a romper.

Tabique nasal desviado

Tener el tabique nasal desviado también puede ser un factor de riesgo a la hora de provocar el sangrado por la nariz.

En principio, esto no debería de presentar ningún problema, siempre y cuando el sangrado no sea habitual. Sin embargo, si se repite en el tiempo, requerirá de la evaluación de un profesional y, dependiendo de la gravedad, es posible que haga falta intervención quirúrgica.

Medicamentos y aerosoles

Cuando estamos resfriados, experimentamos una sensación bastante angustiosa cuando nos damos cuenta de lo mucho que nos cuesta ahora respirar.
Es por ello por lo que no tardamos en probar cualquier remedio para a ver si conseguimos el alivio que necesitamos, a veces abusando demasiado de ellos.
Por ejemplo, el hecho de sonar los mocos de una forma demasiado fuerte podría romper los capilares, haciendo que estos sangren.

Además, si abusamos de aerosoles nasales, o usamos medicamentos anticoagulantes de manera habitual, también podrían producir el mismo problema.
Sabemos que cuando estamos resfriados es complicado mantener la calma, pero conviene hacerlo porque, de lo contrario, lo único que vamos a hacer es agravar el problema.

Cirugía facial

Aunque este caso es algo especial, también debe de ser contemplado: en el caso de que el paciente se haya sometido a una operación de nariz (como una rinoplastia), existen diferentes casos en los que se puede producir el sangrado (y no siempre tiene que ser grave).

¿Cómo se tiene que tratar una hemorragia nasal?

Ahora que ya sabemos cuáles son las principales causas de la hemorragia, vamos a analizar de qué manera la podemos tratar:

1) La gran mayoría de estas hemorragias se pueden controlar únicamente presionando con nuestros dedos en la zona blanda de la nariz, cerrando las fosas nasales.
2) Asegúrate de respirar por la boca y mantener una posición erguida para no tragar sangre.
3) Siguiendo este procedimiento, en unos 10 minutos debería de desaparecer la hemorragia.
4) Sin embargo, si han pasado más de 20 minutos y el problema persiste, deberíamos de acudir al médico para descartar que se trate de un traumatismo de carácter craneal, o de cualquier otro tipo de anomalía que tenga que ser consultada.
5) Es importante que sepas que no debes de tumbarte ni tapar el interior de la nariz utilizando una gasa.

Ahora ya conoces los principales motivos que propician el sangrado de la nariz, y cómo tratar la hemorragia nasal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *