Nariz Griega

La nariz griega: ¿Qué significa?


Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con el término de “nariz griega” ya que es un recurso que se utiliza de forma común en nuestra vida cotidiana: por ejemplo, en el mundo de la moda, cuando hablamos del físico una persona, pero, sobre todo, en el mundo de la literatura.

Podemos encontrar toda una gran cantidad de escritores que se han inspirado en la belleza y en la peculiar forma que tiene una nariz griega y algunos de ellos datan, incluso, desde comienzos del siglo XX. De hecho, si viajamos en el tiempo al año 1902, nos daremos cuenta de que la escritora Harriet Hubbard dio una curiosa definición de este tipo de nariz que, a día de hoy, consideramos la más acertada: se considera una nariz griega a una nariz que es capaz de trazar una línea recta desde la base hasta la propia punta. En otras palabras, es una nariz perfecta: si la miramos de perfil, no tendrá ni bultos, ni curvas, ni ganchos.

La relación de la nariz griega con Grecia

Existe la creencia de que este tipo de nariz era un rasgo común de los antiguos griegos… Sin embargo, no se ha podido encontrar ninguna evidencia que lo confirme.

david de miguel angel como maxima expresion de la nariz griega

Algunos expertos sobre la cultura griega aseguran que este rasgo nunca fue característico de los griegos. En un artículo que se publicó en el año 1874, nos encontrábamos con un título del estilo “¿qué ha sido de las clásicas narices griega?” en donde el autor hace referencia a que los antiguos griegos jamás tuvieron este tipo de nariz; es más, que estábamos hablando más bien de un ideal con el que se representa el arte de algunas composiciones como, por ejemplo, la escultura del David de Miguel Ángel (1501-1504). Aquí podemos encontrar un claro ejemplo de lo que se puede entender como la nariz griega cómo perfección.

Curiosidades sobre la nariz griega, y otros tipos de narices

Forma de esta nariz

La forma que cada persona tiene de estornudar podría llegar a ser genética. Al parecer, algunos investigadores han estudiado este hecho de forma metódica y ha llegado a la conclusión de que es posible que se pudiera llegar a heredar. Por ello, se han observado que los miembros de una misma familia suelen tener una manera de estornudar bastante similar.

¿El motivo? Tanto las acciones musculares como los tejidos que dan forma al estornudo, son morfológicamente muy similares.
Por esta razón, si estamos hablando de una familia en donde los integrantes de la misma tienen un tipo de nariz griega, es bastante posible que la forma de estornudar sea muy parecida.

La nariz y su efecto en la belleza de las personas

No es ningún misterio para nadie que la nariz es un rasgo muy característico de nuestra cara y, además, está directamente relacionado con la belleza. Nada más conocer a una persona, en lo primero lo que nos fijamos de ella suele ser en la nariz.

Todo esto se confirma con el hecho de que, según las estadísticas, la rinoplastia suele ser una de las primeras cirugías a las que no solemos someter. Sin embargo, también suele ser de las más complicadas.
Cuando hablamos de belleza, normalmente nos referimos a simetría: de hecho, cuanto más simétrica es la cara de una persona, según nuestros criterios actuales, más bella es. Precisamente por ello nos atraen las líneas rectas como las que una nariz griega tiene; en este caso, los dos extremos de la nariz son idénticos, simétricos y rectos.

Crecimiento

En el momento en el que un niño cumple los 10 años, la nariz ya habrá alcanzado su forma definitiva. Ahora bien, también tenemos que saber que crecerá aproximadamente durante los siguientes 7-9 años.

Dependiendo del tipo de nariz que tengamos, se extenderá hacia un lado o a otro: por lo general, la nariz se empezará a alargar y, debido al efecto de la gravedad, empezará a caerse. Esto se agrava todavía más debido a la pérdida de la elastina y el colágeno, principales precursores de que la piel esté en buenas condiciones.

Conexión con la memoria

¿Sabías que el olfato nos puede ofrecer un recuerdo mucho más vívido que, por ejemplo, el sentido de la vista? Y es que a veces un simple aroma nos puede llegar a transportar en el tiempo porque el olfato se conecta al sistema límbico, que es una zona determinada del cerebro que se relaciona con la atribución de diferentes emociones con eventos determinados.

Aquí no influye la forma de la nariz: aunque tengamos una nariz griega o cualquier otro tipo de nariz, su conexión con la memoria seguirá siendo igual de potentes.
Ahora ya conoces a lo que nos referimos cuando hablamos de este tipo de nariz, así como algunas curiosidades generales.